- Advertisement -
33.5 C
Ciudad Juárez
viernes, junio 24, 2022

No los abandonó; Abuelito muere calcinado junto a sus hijos con parálisis

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Durango.- Dos adultos con diferentes capacidades e imposibilitados para caminar, así como su padre de la tercera edad, fallecido en su incendio en su casa al dejar una veladora encendida, donde más tarde fueron rescatados los restos ya calcinados.

En cuestión de segundos la vivienda ubicada en calle Fresnos y Primavera de la colonia Miguel de la Madrid de la ciudad de Gómez Palacio, Durango, se vio envuelta en llamas lo que alarmó a vecinos que nada puede hacer por entrar, por lo que solicitaron apoyo del personal de bomberos que llegaron casi de manera inmediata junto con elementos de Protección Civil.

El sector ya custodio por elementos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, primera autoridad respondiente al llamado de auxilio, mantuvieron el cerco mientras los rescatistas realizaban su trabajo para tener acceso a la finca y así sofocar el fuego.

La rápida acción de los bomberos pudo controlar la situación y llegar al lugar donde se encontraron los afectados pero que ya no contaban con signos de vida, por ser presa de las llamas que envolvieron toda la habitación al quemarse muebles, ropas y otros objetos.

Las víctimas fueron identificadas como Juan Francisco Cortés, Charles de 78 años de edad y sus hijos Juan Francisco y Sergio de 38 y 44. alcanzados por el incendio que se propagó en cuestión de segundos.

Juan Francisco cuidaba a sus hijos tras el fallecimiento de su esposa Juan Francisco Cortés cuidó aa dos de sus hijos ya mayores, pero para él son sus dos pequeños, Sergio y Francisco los cuales nacieron con problemas de parálisis cerebral y siempre velo para que no les Faltará atención.

Sergio y Francisco no emitían palabras, sin embargo cada movimiento o balbuceo eran reconocidos por don Pancho, como también es llamado el señor Juan Francisco.

Recibía ayuda de su hija Hilda y su hijo Esteban.

Se dedicó a la albañilería hasta que su cuerpo se lo permitió, por lo cual solo se dedicaba más que nunca a cuidar de la vida de sus ‘pequeños’, el “Werito” y el chico Francisco, tal como los llama.

Con información de Milenio

- Advertisement -
- Advertisement -
Última Hora
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
Related news
- Advertisement -
- Advertisement -