- Advertisement -
26.9 C
Ciudad Juárez
jueves, junio 23, 2022

No habrá impunidad por asesinato de estudiante por GN: AMLO

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

México.- La comunidad de la Universidad de Guanajuato entró en luto tras la muerte de uno de sus estudiantes, Ángel Yael Ignacio Rangel, a manos de un elemento de la Guardia Nacional (GN) – el cual disparó en contra de éste y de otra alumna, Edith Alejandra, quien resultó herida.

Cuestionado por ello, el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), confirmó que el posible elemento responsable ya se encuentra detenido. Esto, luego que el pasado 30 de abril se liberara a un primer oficial al determinarse que su arma no fue la presunta homicida.

No obstante, el Jefe del Ejecutivo aseguró que las investigaciones continuarán desarrollándose en contra de los involucrados pues, señaló, se comprobó que éstos habrían accionado sus armas hacia los jóvenes guanajuatenses.

“La instrucción que se tiene es que todos los que participaron estén disponibles para la investigación (…) Está abierta la investigación, al que liberaron también se comprobó que disparó por lo mismo tiene que estar sujeto a proceso”.
Bajo ese tenor, el tabasqueño envió sus condolencias a familiares de las víctimas, además de refrendar que no habrá ningún tipo de encubrimiento: “Se castigará a los responsables. No hay impunidad; no hay encubrimiento”, declaró en su conferencia matutina.

El elemento mencionado por Andrés Manuel refiere al que un Juez de Control de la Fiscalía General de la República (FGR) dictó prisión preventiva el pasado 01 de mayo.

En específico, se trata de un efectivo de la Secretaría de Marina (Semar) adscrito a la Institución – establecida por López Obrador – el cual se determinó como el presunto responsable de la muerte del universitario y de las lesiones hacia Edith Alejandra.

Y es que, de acuerdo con un asesor jurídico de los padres de Ángel Yael, el inculpado, al tratarse de un marino con conocimiento y experiencia en el uso de las armas, actuó con dolo. Es decir, sabía las implicaciones de disparar contra los jóvenes en la tarde del 27 de abril.

Por esa razón, el oficial fue acusado de homicidio calificado en grado de tentativa e ingresado al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Puentecillas en Guanajuato en espera a la reanudación del juicio.

Los hechos que derivaron en la muerte de Ángel Yael y las lesiones a Edith suscitaron cuando el convoy de elementos, conformado por dos camionetas del Ejército Mexicano y una de la Institución, realizaba un recorrido por la zona cerca de la sede de la División de Ciencias de la Vida de la Universidad de Guanajuato.

Fue entonces que los agentes observaron al grupo de jóvenes quienes, al notar la presencia de las autoridades, regresaron a sus vehículos y huyeron del lugar. El último vehículo en escapar de la escena fue la camioneta en la que viajaban Ángel Yael y otros tres compañeros, dos mujeres y un hombre.

En ese momento, dos efectivos de la GN descendieron del vehículo que lideraba el convoy y dispararon contra la unidad. Según su propia declaración, el comandante a cargo les habría ordenado en al menos cinco ocasiones que detuvieran las agresiones.

Según la versión de la propia Guardia Nacional, los agentes habrían confundido a los estudiantes con ladrones de hidrocarburo (huachicoleros), pues en ese momento se encontraban realizando un operativo contra el robo de combustible.

Con información de Infobae

- Advertisement -
- Advertisement -
Última Hora
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
Related news
- Advertisement -
- Advertisement -