- Advertisement -
26.9 C
Ciudad Juárez
jueves, junio 23, 2022

Abuelita de 84 años fue asesinada por tres jóvenes; feminicidio sigue impune

- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -

Veracruz,.- Leonor Soria Moreno se encontraba en el patio de su casa cuando fue asesinada el 31 de mayo de 2021. Seguramente cuidaba de su jardín y de sus mascotas porque era lo que más disfrutaba hacer. Paola, su nieta, recuerda que platicaba con sus plantas y adoraba a sus dos perritos y pollitos.

En el feminicidio de la mujer de 84 años participaron tres sujetos: José ‘N’ de 19 años Brayan ‘N’ y Brandon ‘N’, menores de edad de 17 años. Brayan, sentimentalmente relacionado con una nieta de Leonor.

Los hechos sucedieron en Río Blanco, Veracruz, el segundo estado con mayor número de feminicidios contabilizados en 2021 con 69 casos. En mayo de dicho año, cuando asesinaron a Leonor, 105 mujeres fueron víctimas de este delito en todo el país, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Escucha la historia de Leonor Soria

Leonor era una mujer noble y alegre que siempre estaba de buenas, describe Paola. Mamá de once hijos, abuela de muchos más -alrededor de 30-, y hasta bisabuela. Quienes más la querían la llamaban “Mamá Leo”, y es que siempre cuidó de los suyos. Se entregó a sus hijos y nietos, buscaba la forma de apoyarlos en cualquier problema, los escuchaba, nunca juzgaba, siempre empática y cariñosa.

También la describe como muy trabajadora y humanitaria. Todos los días se levantaba temprano para hacer el quehacer de su casa. Hacía labor en la iglesia, era catequista, iba a misa y cuidaba enfermos. Sus vecinos la buscaban para poner inyecciones, para rezar el rosario cuando había algún fallecido o alguien enfermaba. Constantemente estaba al pendiente de su comunidad.

De robo a feminicidio
Las primeras versiones del feminicidio de Leonor Soria apuntaron a que habían entrado a robar a su casa y la mataron. Y en efecto así fue, pero lo que parecía un robo que se salió de las manos, se tornó en un caso mucho más complejo en el que aún no hay justicia.

Cuando voy leyendo el acta de defunción y las causas de muerte, dice que había muerto desangrada porque la habían apuñalado en el cuello… dije, esto no fue un asalto”, relata Paola.

La abuelita de 84 años vivía en su casa en Río Blanco con una de sus hijas y su nieta adolescente. Aquel lunes 31 de mayo, ambas salieron por la tarde a hacer unos pendientes en Orizaba y regresaron hasta la seis. Leonor estaba sola cuando Brayan ‘N’, Brandon ‘N’ y José ‘N’ ingresaron a su casa, alrededor de las 3:30 pm sin forzar la puerta, pues tenían llaves.

Ella estaba en el patio; los sujetos amarraron sus manos y pies con las cuerdas del tendedero de ropa y la llevaron a un cuarto de su casa mientras buscaban dinero y joyas que sabían que habían, pero Leonor no paró de gritar.

Entonces uno de los tres fue a la cocina, tomó un cuchillo y degolló a la abuela Leonor; el arma blanca con la que se cometió el crimen se dejó en la casa, los feminicidas huyeron alrededor de las 4:30 de la tarde. No demoraron más de una hora en robar y cometer el asesinato. Las huellas dactilares del cuchillo coinciden con las de José ‘N’.

Al volver, la hija de Leonor y su nieta encontraron toda la casa revuelta, las credenciales de la anciana tiradas; comenzaron a llamarla, pero no contestó. Yacía sin vida en la cama de un cuarto sobre un charco de sangre y tapada con una sábana blanca. Inmediatamente fueron en busca de ayuda, pero ya era demasiado tarde.

Brayan ‘N’ está presuntamente relacionado con la nieta adolescente que vivía con Leonor; eran novios. En las declaraciones, uno de los asesinos asegura que fue ella quien les proporcionó las llaves de la casa.

Declaraciones y evidencias
Las cámaras de seguridad mostraron a los tres implicados entrando a la casa de Leonor. Luego de huir se empezó a sospechar de su participación en el crimen pues Brayan “N”, la nieta de Leonor y amigos, borraron fotos que tenían en común en redes sociales que podrían relacionarlos.

A los pocos días mientras la policía hacía su rondín habitual, encontraron a los tres jóvenes haciendo disturbios en una cancha de futbol de la comunidad. Los elementos de seguridad quisieron interrogarlos, pero ellos se pusieron agresivos y los violentaron físicamente. En sus mochilas encontraron drogas y las joyas robadas de la abuelita de 84 años; fueron detenidos como sospechosos.

Con las evidencias, los tres declararon estar implicados en el caso y narraron los hechos. Los dos menores de edad estuvieron detenidos por cinco meses sin recibir sentencia, por lo que fueron puestos bajo arresto domiciliario; actualmente están en sus casas. El mayor de edad permanece en el penal de La Toma, en Xalapa, Veracruz, pero la familia declara que no sabe nada de su proceso.
La justicia que no llega
A pesar de las evidencias, las autoridades no apoyan a la familia en búsqueda de justicia por Mamá Leo, pues a casi un año del feminicidio, no hay avances. Los menores de edad están en sus casas mientras que las audiencias programadas se han suspendido al menos dos veces por diferentes pretextos; la nueva audiencia es el 12 de mayo, pero está la preocupación de que la vuelvan a suspender. Los abogados de los jóvenes buscan la pena mínima por ser menores de 18 años.

Tras el feminicidio de la abuelita, la gran familia quedó dividida. Son tres hijos de Leonor Soria los que están llevando el caso del asesinato, pero no comparten las actualizaciones con el resto de los hermanos ni los nietos. Además, aún no se confirma la participación de la nieta adolescente en el delito y algunos miembros sospechan que la están encubriendo, pero no hay pruebas para verificarlo, más que algunas declaraciones.

Te puede interesar: María de los Ángeles murió de 8 martillazos a manos de su hermano; él está prófugo

Al notar varias inconsistencias y verdades a medias, y para agilizar los procesos, algunos nietos de la mujer de 84 años decidieron hacer presión social mediante la página de Facebook “Justicia para Leonor” donde se comparten denuncias y actualizaciones del caso de la anciana, para que no sea archivado como miles de feminicidios más en México.

“Nos van a olvidar y se van a olvidar de esto, y nadie va a hacer nada, y si ellos no hacen nada, pues nosotros tenemos que hacer algo”, declara Paola, a quien aún le cuesta llamarle al asesinato de su abuelita por su nombre: feminicidio…

Con información de Heraldo de México

- Advertisement -
- Advertisement -
Última Hora
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
- Advertisement -
Related news
- Advertisement -
- Advertisement -