Veterinaria que sacrifico a 700 perros se suicida con el mismo fármaco que utilizaba para matarlos

Los amigos de Chien Chih-cheng revelan que ese graduó con las mejores notas de su universidad y era una trabajadora excepcional y aplicada. Amaba demasiado a los animales. No comía ni descansaba un minuto con tal de atenderlos en los albergues que cuidaba.

“Con frecuencia trabajaba horas extras, poquísimas veces se tomaba su receso para almorzar y sacrificaba sus vacaciones para darles a los perros más atención y para ofrecerles una vida mejor”, cuenta Winnie Lai, su compañera, quien indica que estuvo en el lugar equivocado.

Según Lai, Chih-cheng quería ayudar a las personas a entender lo que pasa con los animales abandonados en Taiwán, que si no son adoptados son sacrificados para que no sufran.

Es más, la veterinaria aprovechó todas las entrevistas televisivas para apoyar la adopción, pero no fue escuchada. Precisamente en una de esas conversaciones, reveló que había sacrificado 700 animales en dos años. Ese fue su gran error.

Desde entonces no pararon de acosarla por internet. Los cibernautas la apodaron “la hermosa asesina” y así aceleraron su muerte.