Rubí, una princesa salida del desierto y el terregal

Rubí, una princesa salida del desierto y el terregal

- in Espectáculos, Viral
16
Comentarios desactivados en Rubí, una princesa salida del desierto y el terregal

Don Crescencio Ibarra y Ana Elda García son padres de cuatro jóvenes: Beberly, de 20 años, Giovanni de 18, Alen de 17, y Rubí, quien cumplió 15 años en agosto, pero fue hasta diciembre que se realizó su celebración.

Los Ibarra García viven en La Joya, un diminuto pueblo de unas 30 viviendas semiocultas entre cactus y árboles de hojas secas. Aquí los rayos del sol son inclementes: dejan caer su peso y hacen que el cuerpo se atolondre. La tierra, fina y grisácea, se mete entre los cabellos y los reseca, hasta convertirlos en algo similar al zacate.

La comunidad tiene menos de 200 habitantes. En las noches dominan las tinieblas y el viento gélido, a unas dos horas y media de San Luis Potosí capital, en pleno semidesierto.

El pasado lunes, este pueblo recibió a unas 60 mil per sonas que llegaron de las localidades vecinas, de entidades del norte y sur del país, así como de Estados Unidos.

La tarde se convirtió en una peregrinación a bordo de camionetas de lujo o de carcachas con el cofre atado con mecates; los visitantes forman filas kilométricas para acceder a la localidad. “Venimos a la gorra, al principio pensamos que era broma, un rumor, pero nos convencimos cuando medios de información serios comenzaron a cubrir el evento”, platica Mary, de Alterados, Ecatepec, quien llegó a la fiesta tras 10 horas en moto.

Dentro de los vehículos, las botellas de licor, las hieleras repletas de cerveza y la música de banda hacen la espera soportable; es más, “ni se siente”, dice una treinteañera, quien lleva la mitad del cuerpo fuera del vehículo y grita con voz pastosa a sus vecinos de carros aledaños: “No te quejes, vengo de Saltillo y no pasa nada”.

“Se nos hizo tarde para llegar a La Chiva porque entrando a San Luis se nos terminó la gasolina y tuvimos que hacer una cola como de 50 carros”, dice doña Rosa, quien camina con una botella de tequila en mano, seguida de cinco adultos, su esposo e hijos. “Venimos de Texas, estamos muy contentos”.

 

A un grupo de jóvenes que viajaron desde la Ciudad de México su navegador los traicionó y los llevó a La Joya, pero de Matehuala, colindante con Villa de Guadalupe. “No sabíamos que cada municipio tiene su joya”, dijeron.

Del rancho de La Joya a Laguna Seca, donde se realizaron La Chiva y el baile, son cerca de 16 kilómetros de una angosta carretera de un carril por sentido. Ambos extremos de terracería en pendiente se convirtieron en un estacionamiento que alcanzó 10 kilómetros. Así, quienes llegaron después de las 8:00 horas tuvieron que caminar unos cinco kilómetros de terreno pedregoso.

Para quienes gustan de la música de banda y la cerveza fría, el vía crucis se compensó: más de 100 músicos se die ron cita en el lugar, y si alguien llegó puntual fueron las cerveceras. Los invitados bailaron hasta la madrugada.

Regalos

A pesar de que diversos medios señalan que Rubí no la pasó bien en sus XV debido a lo agobiada que se sentía por la gente, el recuento de obsequios le regresó la tímida sonrisa.

Pese a que Crescencio Ibarra negó que su hija hubiese recibido regalos costosos, un listado ‘tira’ la afirmación del padre de la festejada.

Un automóvil marca Chevrolet, modelo 2016, tipo Spark Classic LTZ, color rojo, que tiene un costo en el mercado de 190 mil 100 pesos. El obsequio fue entregado por el edil de San Blas, Nayarit, con el mensaje: “Felicidades RUBÍ, el Amigo LAYÍN”, “¡Regalo! ¡Regalo!”.

Un paquete vacacional para Rubí y su familia en Valle de Bravo, que fue anunciado por el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila. El costo promedio de la noche en un hotel en la zona va de los mil 365 pesos a los dos mil pesos; por lo que una semana para cuatro personas tendría un costo de 14 mil pesos.

Una beca de estudios para cursar la preparatoria y la universidad, ofrecida por Grupo Carso. La UVM, de la cual hay un plantel en San Luis Potosí, cuenta con un pago por inscripción de 4 mil 285 pesos y cuatro parcialidades mensuales de 4 mil 285 pesos por semestre; lo que en la suma total por semestre de 38 mil 565 pesos, que por lo que en tres años sumaría 231 mil 390 pesos. A lo que habría que sumarse la beca universitaria con una cantidad que alcanzaría los 300 mil pesos.

La empresa Fender personalizó una guitarra para Rubí, el precio de mercado alcanzaría los 14 mil 800 pesos.

Fender le hizo su propia guitarra eléctrica. Foto: Twitter

No se pueden dejar de mencionar los vestidos, todos diseños exclusivos y a gusto de la pequeña de la familia Ibarra García. Al hacer un recuento, tenemos que Zeus de la Vega le regaló un diseño que alcanza los 40 mil pesos. Mitzy le hizo entrega de una de sus confecciones. ‘El diseñador de las estrellas’ cuenta con una trayectoria de 40 años; sus vestidos han sido parte del guardarropa de Kim Basinger, Thalía, Salma Hayek, María Félix… y son cotizados hasta en 100 mil pesos.

Mientras que Michael Costello, el diseñador que ha vestido a Lady Gaga, Beyoncé, Nicki Minaj y Olivia Wilde, le hizo llegar un vestido con valor de 80 mil pesos.

En tanto, Luis García le entregó una de sus creaciones, la que lució durante la noche del baile, con un valor de 50 mil pesos.

La empresa de cosméticos Avon le hizo entrega de un guardarropa, con valor de 35 mil pesos.

Por su parte el gobernador de SLP, Juan Manuel Carreras López, le dio una computadora y libros, que se cotizaron en 17 mil pesos.

El monto total de regalos confirmados que recibió Rubí hasta el momento tiene un valor de un millón, 42 mil 390 pesos y no son sólo ositos de peluche como aseguró Crescencio, recibió su hija.

Facebook Comments

You may also like

Comando armado asesina a conductora de televisión costarricense

¨Los hechos se registraron en Costa Rica¨ Costa