¿Qué hace Israel en la guerra de Siria?

¿Qué hace Israel en la guerra de Siria?

El pasado viernes Israel bombardeó varios objetivos dentro del territorio sirio. Ahora amenaza a Siria con destruir su sistema antiaéreo después de que los sirios derribaran uno de sus aviones.

Tras los ataques de la semana pasada entre Israel y Siria, vienen las amenazas. El pasado viernes, el ejército sirio disparó misiles contra cazas de la Fuerza Aérea israelí mientras estos atacaban objetivos dentro del territorio sirio.

De acuerdo a Israel, su objetivo era el grupo chíi libanés, Hezbolá, apoyado por Irán y por el país de Assad. Siria indicó que sus misiles derribaron uno de los aviones israelíes. Israel lo niega pero lo que está claro es que las relaciones entre ambos países han entrado en una fase de tensión como no se había vivido desde hacía tiempo.

Siguiendo la estela del ataque del viernes, este domingo, el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, amenazó con destruir los sistemas de defensa sirios si Siria vuelve a disparar contra sus naves. “La próxima vez, si el aparato de defensa aéreo actúa contra nuestros aviones, lo destruiremos”, dijo Lieberman a Israel Radio, y añadió “No vacilaremos. La seguridad de Israel está por encima de todo, no habrá compromiso”.

El pasado viernes, el ejército sirio disparó misiles contra cazas de la Fuerza Aérea israelí mientras estos atacaban objetivos dentro del territorio sirio.

La amenaza es seria, sobre todo teniendo en cuenta de que hasta el momento, Israel no formaba parte del tablero de la guerra siria más que de forma residual.

Lo que sí es cierto, es que entre Israel y Siria siempre ha existido una tensión constante. Técnicamente siguen en guerra tras el alto el fuego que puso fin a al conflicto de 1973, también conocido como del Yom Kipur, en los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel desde 1967 y casi sagrado para el país hebreo.

Israel no se ha involucrado directamente en la guerra siria, aunque ha lanzado proyectiles sobre los Altos del Golán, bien por fuego perdido o de manera intencionada. El pasado mes de enero bombardeó una base aérea cerca de Damasco a pesar de estar lejos de su zona de interés. La razón: la obsesión de Netanyahu de que Irán y el Bashar al Assad esten aprovechando el conflicto para abrir un frente contra él.

Entre Israel y Siria siempre ha existido una tensión constante. Técnicamente siguen en guerra tras el alto el fuego que puso fin a al conflicto de 1973, también conocido como del Yom Kipur, en los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel desde 1967 y casi sagrado para el país hebreo.

Según Israel, los sirios son los responsables de pasarle armas a Hezbolá, que lucha junto al régimen de Al Assad. Es por eso mismo, que justifica su ataque a sus posiciones sin “la menor vacilación” el pasado viernes. Esta respuesta no le ha gustado nada a Rusia, uno de los mayores apoyos de Siria en el conflicto. J usto después de los bombardeos del viernes, Moscú convocó al embajador israelí en Rusia para pedirle explicaciones una semana después de que Vladimir Putin y Benjamin Netanyahu debatieran en positivo lo que el primer ministro israelí definió como el “intento de Irán de abrir un frente bélico con Israel a través de los Altos del Golán”.

Más allá de esa reunión, parece que las posiciones ahora se han radicalizado más que nunca y que la guerra siria, después de 6 años de derramamiento de sangre, ha entrado en una nueva fase.