¿Por qué tu gato cree que es el rey de la casa?

¿Por qué tu gato cree que es el rey de la casa?

- in Ciencia, Redes Sociales
74

Estás en tu sala, descansando mientras lees un libro, cuando de pronto tu gato cae de lleno en tu libro e impide que sigas leyendo. Y la historia se puede repetir en diferentes situaciones, tu gato se comporta de esta manera por una razón y eso podría ser culpa de una civilización que piso la tierra hace unos años.

Los gatos en el antiguo Egipto

¿Tu gato hace lo que le da la gana? ¿Te mira con cara de no haber roto un plato después de haber roto un plato? ¿Consigue siempre lo que quiere? Es bastante probable que la respuesta a todas esas preguntas sea un sí.

El proceso de domesticación de los gatos (tal vez deberíamos llamarlo “proceso de adiestramiento para gobernar el mundo cuando exista Internet”) comenzó en Oriente Próximo y en Egipto, cuando los gatos, no los humanos, decidieron que así fuera. ¿El motivo? La aparición de los almacenes de comida, que atraían a los ratones y, por extensión, a los gatos.

Algo interesante debieron ver los felinos en nuestra raza, ya que se produjo entonces (en torno al año 10.000 AC) la división entre los silvestres y los domésticos. En 2004 se descubrió en Chipre un gato enterrado junto a un ser humano 9.500 años antes de Cristo o todas las esfinges y códigos en los que se les hace referencia a los gatos.

La domesticación de los gatos

En la historia te enseñan que al ser el máximo protector de los dioses, el gato se convierte en un semi Dios que no puede ser propiedad de ningún humano; solamente el faraón tenía el honor de tener propiedad y domesticar a esta criatura sagrada. Por lo tanto, los gatos estaban bajo la protección del faraón y de la ley que prohibía que se vendiera, lastimara o matara a cualquier gato. ¿Sabes cuál era el castigo para aquel que osaba matar a uno? ¡La muerte!

Los gatos y su ADN

Un estudio confirma, a partir de numerosas muestras de ADN rescatadas de yacimientos en Egipto, algunas cosas que los dueños de gatos ya sabíamos. Por ejemplo: que en todos estos siglos han cambiado muy poco, que mandan en cuatro de los cinco continentes.

Y también ofrece algunos detalles curiosos, como por ejemplo que los gatos comenzaron a cambiar el color del pelaje en el siglo XIV, mucho más tarde que los perros o los caballos, por ejemplo. Por lo visto los gatos también hacen lo que les da la gana con su genética.

Ahora sabes porque se comporta de ese modo tu pequeño minino, no es su culpa es de las muchas generaciones que lo antecedieron.

Facebook Comments

You may also like

Mi papá es una persona macabra: asegura hijo de Eduardo Yáñez

Padre e hijo han sostenido un pleito público,