Pequeño muere encerrado entre orín y excremento

Univisión | Chicago.- La muerte del niño de cuatro años Manuel Aguilar, cuyo cuerpo quemado apareció el pasado 2 de agosto en el sótano de un edificio en Englewood, fue catalogada este miércoles por la oficina del médico forense del Condado de Cook como un “homicidio por medios no especificados”.

El reporte concluyente de los exámenes realizados al cuerpo del menor, apuntan a que hubo negligencia.

El cuerpo de Aguilar fue descubierto casi calcinado en el 1400 West de la Marquette Road. Alyssa García, de 27 años y madre del pequeño fue arrestada al igual que su novio, Christian Camarena, de 19 años, y el hermano de este, Issac Camarena de 17 años, tras reportarse que fueron visto saliendo del inmueble donde el cuerpo del menor fue hallado.

De acuerdo con la acusación de la fiscalía, el 29 de julio García encontró al menor desnudo en el baño y no respiraba. Cuando vieron que estaba muerto, alegan los fiscales, Alyssa García y su novio bañaron al niño, lo vistieron y lo envolvieron en una toalla azul. Después lo trasladaron a la cajuela de un automóvil hasta que el cuerpo comenzó a emitir un fuerte olor.

Según lo relatado por los fiscales a cargo del caso , García y sus presuntos cómplices, intentaron ocultar la muerte del menor y ocasionaron un incendio para evitar que el Departamento de Niños y Familias de Illinois (DCFS) le retirara a la mujer la custodia de sus otros cinco hijos. Los menores tienen 10, 8, y 6 años, además de gemelos recién nacidos.

El fiscal Jaime Santini confirmó que encontraron combustible al lado del cuerpo del niño y tanto García como los hermanos Camarena presentaban “cierto olor a gasolina” en su ropa.

En su momento, la fiscalía describió el abuso al que presuntamente el pequeño fue sometido antes de morir; presentaba fuertes signos de negligencia y desnutrición, era encerrado en el baño, le negaban la comida por días y era golpeado por su madre.

En un principio, por su tamaño, los investigadores creyeron que se trataba de un bebé de nueve meses en lugar de un niño de cuatro años.

De acuerdo con testigos entrevistados por los fiscales, el pequeño vivía encerrado en el cuarto de las bicicletas, entre orín y excremento, y su madre apenas lo alimentaba.

Tras conocerse el resultado de la autopsia, se solicitó que las fianzas de los acusados sean retenidas. Alyssa García enfrentaba una fianza de 2 millones de dólares y el novio de la mujer una fianza de un millón de dólares.

El menor de los acusados está en custodia en una prisión preventiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.