“Mi hija era muy alegre”

“Mi hija era muy alegre”

- in Nacional
109

Estado de México.- Verónica Guadalupe Benítez Vega, tenía 21 años y quería terminar la Licenciatura en Bioquímica Diagnóstica
en la FES Cuautitlán de la UNAM, pero el pasado 6 de julio su cuerpo lapidado fue hallado en un camino de terracería Lupita, como le decían de cariño, era la menor de tres hermanos de una familia originaria del pueblo San José El Vidrio, en el municipio de Nicolás Romero, en el Estado de México.

Ahí conoció a Luis Ángel, con quien tuvo un noviazgo de 4 años y, a principios de este año, se casaron por la Iglesia y tuvieron un bebé, hoy de 3 meses. Juana Isabel, hermana de Lupita, recordó que ella dejó su carrera temporalmente para cuidar de su hijo, pero planeaba retomarla pronto.

“Yo la casé el día 6 de enero y el día 9 de julio la entierro, medio año después… entonces fue algo muy devastador para toda la familia”, expresó su padre, Jesús Benítez. “Era una niña muy alegre y feliz”, describió su padre. Su familia la describe como una joven de temperamento dulce, querida en un poblado donde todos se conocen y cuyo asesinato causó desconcierto y duelo.

Fue la mañana del pasado 6 de julio, alrededor de las 11:00 horas, cuando el cuerpo sin vida de Lupita fue encontrado a tan solo 400 metros de su domicilio.

Las primeras versiones sobre el crimen indicaban que la joven murió lapidada porque presentaba un gran golpe en la cabeza. Sin embargo, bajo su ropa, peritos registraron 17 puñaladas y sus senos quedaron destrozados, narró su hermana.

Por el delito de feminicidio, el pasado miércoles 12 de julio, un juez del Poder Judicial en Tlalnepantla vinculó a proceso a Luis Ángel, su esposo, quien fue detenido como el principal sospechoso del artero crimen.

Facebook Comments

You may also like

Salinas de Gortari reaparece en tiempos de destape

La presencia del ex presidente de la república