Los 13 primeros auxilios básicos para salvar tu vida

Los 13 primeros auxilios básicos para salvar tu vida

- in Salud
17
Comentarios desactivados en Los 13 primeros auxilios básicos para salvar tu vida

Saber sobre ellos es primordial para actuar ante una tragedia inesperada que puede ocurrir en casa, el trabajo, la calle o cualquier lugar.

Los accidentes pueden ocurrir a cualquier momento del día, ya sea en la calle, el trabajo o el hogar, por lo que hay que saber cómo actuar.
Es importante que todas las personas de cualquier edad, conozcan sobre los primeros auxilios que se deben brindar cuando hay un accidente automovilístico, se tiene una herida, hay atragantamiento por objetos o incluso cuando sangra la nariz.
13 reglas básicas de primeros auxilios

Accidente automovilístico

La primera regla es no mover a los heridos, a menos que haya peligro de una inminente explosión o de caída de objetos.
“Nunca hay que sacarlos del coche ni cambiarlos de lugar. Solo hay que controlar cómo están”, explica José Javier Varo, director del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra.
La razón, detalla, es que se corre el riesgo de una lesión cervical.

En caso de que el accidente haya sido en una motocicleta, no hay que retirar el casco, excepto si la respiración se dificulta y compromete la vida. La columna cervical se debe proteger y no se debe mover al herido, aun si está boca abajo.
Aunque se quiera ayudar, la sugerencia del especialista es mejor no hacer nada y esperar a los servicios sanitarios y policíacos.

Hemorragias

Cuando se tenga una hemorragia por heridas, hay que comprimir con vendas o telas limpias, así como elevar (si es posible) la extremidad que sangra.
La presión debe hacerse cinco o diez minutos, “sin levantar la venda en mitad para comprobar si sigue o no sangrando la herida”, dice Varo.

Sangrado nasal

“En las hemorragias nasales hay que inclinarse levemente hacia adelante, para que la sangre caiga hacia fuera y no vaya a la vía respiratoria”, señala el especialista.
De igual manera, no hay que taponear los orificios nasales, pues esto sólo retendrá la sangre, no la hemorragia.

Quemaduras

En estos casos, lo mejor es poner la quemada bajo el chorro de agua durante 10 minutos. Después, se debe retirar la ropa sólo si ésta no está pegada al piel. Cuando la quemadura esté fría, cerciórate si hay ampollas.

“Si no las hay, se trata de una quemadura de primer grado, y lo único que hay que aplicar es crema hidratante, nada de mantequilla, ni vaselina ni hielo. Si hay ampollas no muy grandes, hay que aplicar una pomada antibiótica y proteger la quemadura con un apósito durante unos días. Si hay varias, lo mejor es acudir a urgencias”, detalla.

En ningún caso, se debe intentar ponchar las ampollas ni dejarles hilos dentro.

Atragantamiento

Se debe provocar que la persona tosa muy fuerte para que pueda expulsar el objeto.

Si la persona no puede toser ni respirar, hay que hasta cinco golpes en la espalda, entre los dos omoplatos.

“Si no se consigue que expulse el cuerpo, habrá que comprimir el estómago con la llamada maniobra de Heimlich“, menciona.

Niños que tragan objetos

Los niños son muy susceptibles de tragarse pequeños objetos como monedas o juguetes.

Cuando esto ocurra, no hay que provocar el vómito, pues son objetos que serán expulsados por las heces. Si son cortantes o punzantes, hay que acudir a urgencias.

Envenenamiento

Si un niño toma cloro u otro producto similar, no se debe provocar el vómito ni darle leche, agua u otro líquido.

“Nunca administramos un antídoto por boca, porque no son eficaces y pueden empeorar las lesiones. Tampoco hay que provocar el vómito, porque el líquido al pasar por el tubo digestivo hace daño al entrar y al salir”, menciona.

Lo mejor es acudir a urgencias.

Sobredosis de fármacos

Se debe acudir inmediatamente al servicio de urgencias y tampoco se debe provocar el vómito.

El método que utilizan los médicos es el carbono activado, que evita que el cuerpo absorba el medicamento.

Heridas

No se debe tratar de desinfectar con agua oxigenada, sólo hay que lavar con agua.

“Basta con lavar la lesión, solo con agua, y después aplicar un poco de povidona yodada (Betadine), una combinación más sencilla y con más poder desinfectante, según aseguran los manuales de primeros auxilios. Si la herida es grande, coloque una gasa por encima y acuda al hospital”, indica.
Ahogamiento por agua
Lo correcto es seguir las indicaciones de la reanimación cardiopulmonar (RCP) que son:
-Mantener la vía aérea abierta
-Comprobar si respira y tiene pulso; si no lo hace, comenzar la resucitación.
“Si el ahogado está inconsciente pero respira, se coloca de lado hasta que llegan los sanitarios”, enfatiza.

Ahogamiento por agua.

Lo correcto es seguir las indicaciones de la reanimación cardiopulmonar (RCP) que son:
-Mantener la vía aérea abierta
-Comprobar si respira y tiene pulso; si no lo hace, comenzar la resucitación.
“Si el ahogado está inconsciente pero respira, se coloca de lado hasta que llegan los sanitarios”, enfatiza.

Eliminar objetos del ojo

Si un objeto entra al ojo, no hay que soplar ni intentar retirarlo con pañuelos o las manos.

“No es una buena idea, porque podemos provocar erosiones en la córnea. Lo más adecuado es lavar el ojo (con suero fisiológico o agua) para que el líquido arrastre el objeto hasta que salga. Llorar profusamente tiene un efecto parecido”, dice.

Objetos clavados en el cuello

Intentar retirarlo puede empeorar la situación. Por ejemplo, si un palo está clavado a la pierna, estás lastimando una arteria pero a su vez previene la hemorragia, por lo que lo mejor es dejarlo hasta que llegue los servicios médicos.

“Si es un objeto relativamente grande, hay que quitarlo en el quirófano para ir viendo hasta dónde ha llegado”, subraya.

Desmayos

Lo mejor es acostar al afectado y elevar las piernas hasta que recupere el conocimiento. “Abanicar o dar agua con azúcar no mejora nada”, concluye.

Facebook Comments

You may also like

Desaparece página web de Julión Álvarez

El canal de Julión Álvarez en YouTube no