Estudia entre cartón y plástico, menor que lloró al recibir su primer pastel de cumpleaños

Estudia entre cartón y plástico, menor que lloró al recibir su primer pastel de cumpleaños

- in Nacional
60
Foto: Excelsior

El adolescente de 14 años se volvió famoso en las redes sociales gracias a su profesora; Julio y sus compañeros deben caminar hasta cinco horas para llegar a la escuela

NAYARIT.- Julio se convirtió en el niño más famoso de la Sierra de Nayar, gracias a una fotografía que subió su maestra a redes sociales disfrutando de su primer pastel de cumpleaños.

El pequeño cumplió 14 años, pese a su edad nunca había tenía un festejo, por lo que al llegar la profesora con el pastel asegura que se sintió nervioso.

“Llegó y me dio el pastel. Me dijo: Hoy es tu cumpleaños. Le respondí que sí. Y pues me cantaron las mañanitas”, narró Julio un tanto nervioso por la cámara.

Según su maestra, Julio no sabía cómo partir el pastel, porque nunca había tenido uno, y por primera vez conoció el kiwi, la cereza y el durazno, frutas que nunca había probado

“(Él) Me decía tu pártelo. No, no, tú pártelo, agarra el cuchillo, le contesté. Él me decía no, tú. Le digo no hijo, tu pártelo. Me pregunta: ¿Cómo se parte? Le respondo ‘como tú quieras, el pastel te va a saber igual como tú lo partas’. Dije Dios mío, nadie nacemos sabiendo cómo partir un pastel y es impresionante como cosas tan sencillas, los niños tienen que sentirlas para ser mejores personas, para sentirse amados“, dijo Iris García, maestra de Julio.

Julio estudia en la Telesecundaria en la comunidad indígena Huaynamota, perteneciente al municipio del Nayar, Nayarit, la cual tiene apenas cinco aulas, dos de las ellas improvisadas por los docentes.

“Llegamos con la novedad de que éramos cinco maestras y nada más había tres aulas, entonces tuvimos que dedicarnos a buscar material para poder hacer lo hay aquí. Entre una maestra, el intendente y yo conseguimos las láminas de cartón para armar los dos salones. Nos trajimos los pizarrones que estaban para tirarse a la basura, los rehabilitamos y conseguimos las sillas; que quedaban en otros salones para acondicionar el aula”, explicó la docente.

En la telesecundaria Juan Escutia la pobreza se asoma por cada rincón, ya que no cuentan ni con lo más indispensable, pero además los menores estudian en un aula que como paredes tiene láminas de cartón y plástico.

“No contamos con una impresora para sacar material para los niños, no contamos ni con lo básico que es una televisión. Los libros que nos llegaron están incompletos hasta hoy”.

Para poder acceder a la educación, Julio y sus compañeros tiene que trasladarse de sus pueblos a la comunidad de Huaynamota, en donde viven en un albergue en el cual permanecen toda la semana sin ver a sus padres.

“Tenemos algunos becados, 98, que vienen de diferentes lugares de muchas rancherías de los Sabinos, Carrizal, pues son de tres a cinco horas caminando hasta llegar aquí. Llegan los domingos en la tarde y se van los viernes“, indicó Graciela Bañuelos González, encargada del albergue.

En el albergue se les brinda el desayuno y la cena todos los días, además de un espacio donde dormir y hacer su tarea. Hay reglas que deben cumplirse, a la tercera falta cometida, los niños son expulsados, situación que lleva a los menores a tener que caminar todos los días por horas solos entre el monte para poder llegar a la escuela sin importar los riesgos, lo que provoca que a corto plazo se rindan y ya no quieran continuar con sus estudios

“Las reglas son que se porten bien y que tengan buena calificación más que nada, tampoco está permitido el noviazgo”, sostuvo la encargada del albergue.

Las maestras aseguran que los menores son expulsados por faltas menores y eso pone en riesgo su integridad física.

“Han sido faltas menores por las que han sido expulsados niños de todos los salones. Hemos tratado de reinsertar a unos, pero ahorita tenemos una niña que camina tres horas y media diarias para llegar aquí a la escuela y tres horas y media de regreso en pleno sol, entonces a la menor se le está exponiendo a grandes peligros porque la niña viaja sola “, señaló la maestra.

Algunos de los alumnos que son expulsados son adoptados por las maestras quienes les dan de comer, para evitar que pierdan las ganas de estudiar, por lo que piden que no se tomen medidas tan estrictas con ellos.

Pero no solo los niños hacen sacrificios, las cinco docentes de esta escuela todos los días ponen a prueba su vocación de servicio al tener que levantarse a la cuatro de la mañana para tomar una combi que las llevará de Tepic a la cortina de la presa Aguamilpa para tomar una panga (lancha) por una hora. La panga los deja en la orilla del monte, de ahí los docentes deben tomar una camioneta para que los suba hasta la comunidad. Todo el traslado dura aproximadamente tres horas.

Por lo caro del traslado y el tiempo que se emplea, las cinco profesoras, una de ellas embarazada, duermen en la escuela en colchonetas durante toda la semana, a veces sin agua, ni luz, por lo que en ocasiones han tenido que recolectar agua de lluvia para poder bañarse.

Pese a todo el esfuerzo, lo único que piden las maestras es que a estos niños se les brinde una oportunidad de tener una educación de calidad para que puedan tener un futuro mejor.

“Son niños que rara vez faltan, son niños muy responsables que abren sus ojos para aprender“, finalizó Iris García.

Luego de la publicación de la fotografía, Julio recibió varios regalos entre ellos, un balón de futbol, ropa y despensa de diferentes partes como Oklahoma y Zacatecas, lugares que fueron mostrados al menor en los mapas que la maestra tiene pegados con cinta en las láminas.

Fuente: Excelsior

Facebook Comments

You may also like

Uber reporta que le hackearon lista de 54 millones de usuarios

La información a la que se tuvo acceso