Doctora Ciani fue asesinada por equivocación: PGJE

Doctora Ciani fue asesinada por equivocación: PGJE

- in Nacional
159

Tijuana, Baja California.- La doctora Alma Angélica Ciani González era una mujer dedicada a la labor médica, que disfrutaba de ayudar a quien lo necesitara.

Se graduó como médico cirujano con mención honorífica en la Universidad Autónoma de México (UNAM) hace treinta años.

Era originaria de la Ciudad de México, pero decidió residir en Tijuana con su familia hace poco más de cinco años, buscando un futuro mejor.

“Consciente de la situación económica que enfrentaban familias en la frontera de Baja California, otorgaba consultas médicas gratuitas”, recuerda su familia.

Sin embargo, su vida fue truncada por un error.

El día 3 de julio, Alma Angélica laboraba en su consultorio ubicado en la calle Cuauhtémoc de la colonia Libertad, en compañía de su madre y dos de sus hijos.

Alrededor de las 12:40 horas, un sujeto entró al consultorio de la médico y sin mediar palabra, le disparó en tres ocasiones con un arma calibre 9 mm, para después huir.

Fue asesinada en su consultorio de la colonia Libertad. Foto: Frontera

Paramédicos arribaron al lugar para socorrerla, pero ya no contaba con signos vitales.

UN GRITO DE DOLOR

A la mañana siguiente, el comentarista de ESPN Odin Ciani publicó en su cuenta de twitter un video donde exigía acabar con la inseguridad al presidente Enrique Peña Nieto, al secretario de Gobierno Miguel Ángel Osorio Chong y al gobernador de Baja California Francisco Vega de Lamadrid.

Entre lágrimas y con la voz quebrada expuso que su hermana Alma Angélica había sido asesinada en su consultorio, frente a sus hijos y su madre.

“No podemos seguir viviendo con esto. Les exijo que se resuelva esta situación; les exijo por la inseguridad que se vive en México. No es justo que México esté viviendo esta situación”, lamentó el periodista.

El video se hizo viral. Personajes del ámbito deportivo se unieron a la pena que embargaba a Odin, así como la población de todo el país que está harta de la delincuencia.

Las investigaciones comenzaron; se presumía que el homicidio fue por equivocación, e incluso que el crimen organizado buscaba “cobrar una plaza” que Angélica se había negado a pagar.

LA CAPTURA

Once días después del homicidio, la mañana del 14 de julio, un Juez de Control expidió la orden de aprehensión en contra de un joven de 22 años llamado David “N”.

David “N” es sospechoso del homicidio de la doctora Ciani. Foto: Uniradio Informa

Esa misma noche, el hombre fue capturado por elementos de la policía en la avenida Constitución, entre calle 9 y 10, en la Zona Centro, donde trabajaba como encargado de una máquina tragamonedas.

David “N” fue llevado a la Comandancia de la PGJE, acusado del homicidio de la doctora Alma Angélica Odin González.

Posteriormente será trasladado al Centro de Rehabilitación Social (Cereso) de La Mesa.

José María González, subprocurador de Investigaciones Especiales, informó que el asesinato de la doctora fue un “error”, pues el presunto responsable se equivocó de puerta.

“Otra persona lo contrata para que prive de la vida a una tercera persona. Este autor material, sin traer mucha información, nada más lo suben a un vehículo, lo llevan, le dicen ‘vas a privar de la vida’ a la persona que está en tal lugar y se equivoca. Prácticamente se equivocó de puerta”, indicó el procurador.

Agregó que David “N” fue contratado por otra persona que le pagaría 10 mil pesos para quitarle la vida a alguien más.

Trascendió que el presunto responsable dejó extraviado un teléfono celular en el interior del consultorio.

“Lo suben a un vehículo y lo llevan a donde iba a matar a la persona, y se le cayó su teléfono en la escena del crimen… Demoramos porque se pidió una orden de intervención a un juez federal, la otorgó y sacamos audios e imágenes, traía muchas fotos de él”, añadió.

Con información de Zeta Tijuana y Uniradio Informa

Facebook Comments

You may also like

‘Brainternet’, el proyecto que conectó el cerebro humano a internet

Científicos lograron que las señales eléctricas del cerebro