Así se vacaciona en la segunda ciudad más violenta del mundo

Así se vacaciona en la segunda ciudad más violenta del mundo

- in Nacional
31

Es la segunda ciudad más violenta del mundo, pero para los vacacionistas ávidos de sol, arena y mar, este pareciera ser un dato irrelevante. Así es como se vive Acapulco, el municipio más peligroso del país, donde los ríos de sangre, los tiroteos y la violencia no fueron un impedimento para que los hoteles estuvieran a reventar en Semana Santa, periodo en el que se registraron al menos 26 asesinatos, según un recuento del Huffington Post.

Tras seis horas de carretera y algunos pesos menos (por aquello de las casetas, las papitas del camino y gasolina), las primeras palmeras y la brisa caliente anuncian la llegada al destino vacacional. En el camino al hotel apenas se percibe la presencia policiaca. Empiezas a recordar y caes en cuenta que, si lograste ver tres patrullas y algún retén con policías, fueron demasiado, a pesar de los miles de vacacionistas que llegaron a la ciudad más violenta del país para descansar.

Llegas al hotel y te registras. Los padres de familia ya traen puesto su traje de baño para echarse un chapuzón junto a sus hijos en una de las albercas del hotel Princess. Es jueves Santo y la gente luce ávida de tomar baños de sol en uno de los pocos camastros disponibles, untarse bronceador, beber cerveza.

Se escucha todo tipo de música. Tribus de mirreyes le rinden homenaje a Luis Miguel que regresó a casa, combinado con música de Rihanna, Calvin Harris y reguetón lento. Algunos policías desplegados en la playa lucen más preocupados por cuidar que nadie se meta a la propiedad privada del hotel que por impedir una balacera. La tranquilidad reina en Punta Diamante. O al menos eso parece.

‘El Sol’ vuelve a Acapulco

“No se preocupe. Está segura aquí. Las balaceras y eso suceden del otro lado”, me dijo un empleado del hotel. Cuando le pregunto por la situación de violencia que vive Acapulco desde hace varios años, simplemente me responde: “pasa en todos lados”.

Algunos kilómetros más lejos, a la altura de Caleta, 800 elementos del Ejército mexicano refuerzan la seguridad del puerto. Algo que definitivamente no ocurre en todos lados.

Tan sólo en la última semana, al menos 26 personas fueron asesinadas en el municipio de Acapulco, entre el 10 y el 17 de abril de 2017, según reportes de medios locales.

Una epidemia de violencia que provocó que un estudio reciente publicado por la revista británica The Economist, ubicara a Acapulco como la segunda ciudad más violenta del mundo, sólo por debajo de San Salvador.

Acapulco y Chilpancingo, entre las cinco ciudades más violentas del mundo

Los datos a nivel nacional van en un sentido similar. De acuerdo con un reporte de la Comisión Nacional de Seguridad Federal, publicado a inicios de 2017, Acapulco es el municipio más violento del país.

El informe agrega que las cuatro colonias más peligrosas y con mayor índice de hechos delictivos a nivel local son: El Coloso, Ciudad Renacimiento, Progreso y Centro. Pero no son las únicas, ya que la zona turística del puerto guerrerense también tiene alta incidencia de homicidios, robo a vehículos y aseguramiento de armas, principalmente en las colonias Condesa, Icacos y también Punta Diamante… aunque los empleados del hotel afirmen lo contrario.

Así se vacaciona en la segunda ciudad más violenta del mundo© huffingtonpost.com.mx Así se vacaciona en la segunda ciudad más violenta del mundo

Pero la epidemia de asesinatos e inseguridad que vive una de las zonas turísticas más importantes del país no ha sido impedimento para que los vacacionistas mexicanos sigan llegando por miles a las playas acapulqueñas para distraerse. Una de esas muchas contradicciones extraordinarias que vive México desde que la llamada guerra contra el narco detonó una histórica crisis de violencia desde hace una década.

En el último año, al menos tres cárteles de la droga (Los Rojos, Los Ardillos y el Cártel Independiente de Acapulco) han peleado por el control de la plaza, según información de la PGR.

De acuerdo con la Secretaría de Turismo de Guerrero, Acapulco registró un 97% de ocupación hotelera, durante la Semana Santa. La zona Dorada fue la que mayor número de visitantes recibió, con una ocupación hotelera de 98%, seguida de Diamante con 96% y Náutica con 90%. La dependencia también aseguró que el periodo vacacional dejó una derrama económica de 920 millones de pesos en Acapulco, con una afluencia de 306 mil 917 visitantes, del 8 al 16 de abril.

¿Pero por qué Acapulco sigue siendo tan irresistible para los turistas nacionales pese a los altos niveles de violencia?

Una de las razones más poderosas, es que es la playas más cercanas a la Ciudad de México (379 kilómetros de distancia), lo cual convierte a Acapulco en un destino turístico para todos los presupuestos, donde lo mismo puedes encontrar hoteles de muy bajo costo hasta lujosos hoteles como el Banyan Tree, donde una noche cuesta alrededor de 6 mil pesos.

También están las emblemáticas atracciones que se han convertido en parte de la identidad de Acapulco: las playas gratuitas, la vida nocturna, los clavadistas de la Quebrada, la banana, los delfines del parque acuático del Cici, la tirolesa más larga a nivel del mar, la comida, la calidez de la gente.

Pero a pesar de la belleza del lugar, la violencia en la entidad sigue desbordada aún cuando la Secretaría de la Defensa afirma que la tasa de homicidios dolosos en Acapulco ha disminuido 20%, o aún cuando el gobernador Héctor Astudillo Flores aseguró que la franja de la costera estaría blindada por el periodo vacacional de Semana Santa.

Pero las declaraciones de los funcionarios no impidieron que una niña y un joven fueran asesinados por un comando armado que viajaba en un automóvil negro y abrió fuego de manera indiscriminada en la zona costera de Acapulco, dejando al menos siete heridos en pleno Sábado de Gloria.

Facebook Comments

You may also like

Americanista cayó por robar playeras del América en Hidalgo

El botín ascendía a un precio superior a